Las pirámides de Shungit canalizan y expanden de manera equitativa y armónica sus frecuencias en el espacio en el que estén dispuestas.
La Shungit en forma piramidal capta las energías polucionantes de las ondas electromagnéticas absorbiendo las que son perturbadoras y neutralizándolas. También los egrégores, la memoria de los lugares, y los malos pensamientos o sentimientos, siguen el mismo tratamiento.
La pirámide de Shungit es un acumulador, y su energía depende de su talla.